ANTONIO SANZ
Convocatorias
Historias
Fotografías
CODEX 20 años
Organización
Personas
Actividades de formación
Programas
Convocatorias
El Perezoso
El Joven Perezoso
Circulares codex
Otras
Enlaces codex
Enlaces interesantes
¿Cómo funcionamos?
¿Quiénes somos?
¿Dónde encontrarnos?
Asociaciones
Cultura de Paz
Nos gusta leer ...
Efemérides
ANTONIO SANZ

Mi amigo Antonio Sanz

Antonio Sanz García
Amigo y compañero.
Hoy, precisamente hoy día 11, nos has dejado y te has ido a encontrar ese otro mundo, ese mundo que tantas veces hemos añorado e intentando construir en este nuestro mundo. Ese otro mundo, sin violencia, sin guerras, de justicia y de paz, de hombres todos hermanos, que constituía toda nuestra utopía.
Tu vida, tu paso por entre nosotros ha sido fecundo, porque siempre has intentado y has explicado que otro mundo diferente es posible, otro mundo que debería ser construido por un nuevo tipo de hombre, por ese tipo de persona capaz de hacerlo posible y necesario.
Recuerdo hoy las tantas y tantas horas que pasamos reunidos en esa acogedora sala de estar, sentados en aquel sofá esquinero, bajo o junto a una ventana, siempre semiabierta, que daba a una pequeña terraza y desde ella a una placita, en los Bloques de “Bazán” en Cartagena, con tus hijos, unos niños aún, sentados junto a la mesita de centro y degustando ese suave café que Conchita, tu mujer, nos servía con su siempre amable sonrisa…
En ese escenario “garbillamos agua”, mucha agua, discutiendo e intentando descubrir un nuevo tipo de hombre capaz de hacer cambiar este mundo, este mundo que no nos gustaba y que sigue sin gustarnos.
Tus hijos, otras personas más o menos jóvenes, de cualquier condición o desde cualquier posicionamiento (desde obispos hasta obreros), y, más asiduamente, “scouters” de los Grupos Scouts de San Fulgencio, Barrio Peral, La Milagrosa, …, compartían con nosotros, siempre con ilusión y con los oídos y ojos bien abiertos, esas veladas que solían alargarse hasta altas horas de la madrugada.
¡Cuántas personas pasaron por esa salita de tu casa! Recordarlas ahora a todas sería una misión imposible, pero estoy seguro que tu sí las tendrás contigo.
En ellas hablábamos de todo, desde Héldel Cámara (obispo y profeta de la no violencia), hasta de Marx y desde éste enlazábamos con la Teología de la Liberación, para acabar en Baden Powell y en su Escultismo, sin olvidar nunca nuestras propias experiencias de vida y nuestros compromisos, ya que nuestros pies estaban en este mundo y sin olvidar nunca que “los árboles no nos deben ocultar el bosque”.
Finalmente, solo deseo que sepas, que todos los que esto lean sepan, que Antonio sigue con nosotros en nuestros corazones, que Antonio no nos ha dejado, ya que desde las grandes y bellas praderas en donde ahora se encuentra seguirá trabajando por conseguir ese mundo lleno de felicidad, en el cual se instaure de una vez por todas la justicia y la paz.
Antonio, quiero terminar diciéndote que aún no has quemado tu “último cartucho”, que aún sigues entre nosotros.
Saludos y adiós, amigo y compañero.



Alonso Rubio García
Antiguo Comisario de los Exploradores de España/Scouts de España.


 

El viejo jefe scout

CINEFORUM NERUDA 100 AÑOS